gran-master-choi.jpg
.

Una revolución en la Artes Marciales

 

Al hablar del Gran Maestro Kwang Jo Choi se habla de revolución en las Artes Marciales. Saliéndose de la temática del Tae Kwon Do tradicional, ha establecido exitosamente su propio e innovador sistema, utilizando conceptos científicos y plenamente investigados.
Comenzó su entrenamiento en artes marciales cuando tenía 12 años de edad ante la necesidad de defenderse en las peligrosas calles de la Corea de la posguerra. Allí había pandilleros en cada rincón, incluso en las escuelas. Sus padres tenían la constante preocupación de que fuera lastimado y lo convencieron de comenzar a entrenar artes marciales. El primer arte marcial que practico fue Kwon Bup, que significa Kempo, una forma de Karate Coreano, en el cual alcanzó el grado de 4to DAN. Su instructor fue el Gran Maestro Dong Ju Li, muy conocido en Corea por ser uno de los primeros en introducir el Karate en ese país.
Durante el servicio militar fue especialmente seleccionado como instructor en jefe de la división de infantería n° 20 del Ejercito de la República de Corea (R.O.K.) debido a su alta graduación y capacidad. Para ese entonces, el Tae Kwon Do del General Choi Hong Hi se estaba haciendo muy popular en el ejército, y comenzó a aprender algunas de las formas de I.T.F. Al finalizar su servicio en el Ejército, conoció al Gral. Choi, al que le hizo una demostración de sus conocimientos de Kwon Bup, lo que causó en éste una impresión muy favorable, después de la que le aconsejó que aprendiera su sistema.
Llegó a respetar profundamente al General Choi y a su arte, el Tae Kwon Do, ya que lo consideró más evolucionado de acuerdo al Kwon Bup. Luego de su recertificación fue nombrado instructor en jefe en la recién conformada International Tae Kwon Do Federation y seleccionado como uno de los cinco expertos encargados de hacer demostraciones y difundir el arte en el sudeste de Asia. Debido a sus habilidades, demostradas en sus formas, el Gral. Choi lo llamó el “modelo” de su arte.
Desde su inicio en las arte marciales se había dado cuenta que los movimientos tradicionales eran inútiles para la defensa personal, pero por respeto a sus instructores y por su amor a las artes marciales, entrenaba de la manera que ellos le enseñaban en el Dojang. Paralelamente, por su cuenta, entrenaba de acuerdo a lo que tenía que enfrentar cada día en la calle. Incluso hoy en día, muchos de los métodos de entrenamiento del Choi Kwang Do están basados en ejercicios que desarrolló en su juventud para convertirse en un mejor peleador. Incluso cuando era Instructor en Jefe del Ejército desarrollaba su propio sistema de combate, aunque oficialmente enseñaba y entrenaba de la manera tradicional. Solía enrolarse en prácticas de combate libre con otros soldados. Como entrenaban con uniformes de infantería y botas pesadas, desarrolló un sistema especial de bloqueos para poder desviar patadas a contacto pleno sin necesidad de lastimarse, y para permitir un contraataque más rápido y directo que los bloqueos tradicionales. Estos mismos bloqueos integran ahora las técnicas básicas y las formas del Choi Kwang Do. Continuo con sus propios métodos de entrenamiento incluso después de conocer al General Choi y de adoptar su sistema.
Durante sus viajes a través del sudeste de Asia como miembro del equipo de exhibiciones del General Choi, tuvo la oportunidad de conocer e intercambiar ideas con muchos otros artistas marciales. Comenzó a estudiar yoga como una forma de incrementar su flexibilidad para las técnicas de pierna, y agregó esta práctica a su entrenamiento.

Debido a las constantes demostraciones y enseñanzas de movimientos y formas tradicionales, su cuerpo estaba lleno de lesiones. No lo sabía entonces, pero los movimientos rígidos y trabados estaban lastimando sus articulaciones. Cuando estaba en Malasia, las lesiones llegaron al extremo y tuvo que abandonar la enseñanza y el entrenamiento en artes marciales. Decidió viajar a Norteamérica para buscar un doctor mas especializado que lo curara. En esos días dolorosos pensaba que si uno entrena de la manera adecuada no debería lastimarse.
El entrenamiento de artes marciales debería mejorar la salud, ¡no destruirla!. Como los médicos no pudieron ayudarlo, lentamente empezó a curarse a sí mismo, realizando su propio entrenamiento. Por esa y otras experiencias resolvió no sólo desarrollar un sistema más seguro y práctico para sí, sino eventualmente compartir sus descubrimientos con artistas marciales de todo el mundo. Esa idea se convirtió en su obsesión, que finalmente lo llevo a desarrollar y fundar el Choi Kwang-Do.

 

Características fundamentales del Choi Kwang Do

 

Con sus años de entrenamiento e investigación el Gran Maestro Choi, ha basado el Choi Kwang Do en tres aspectos básicos:

 

1. Cada movimiento debe ser práctico y efectivo para la defensa personal.


2. Todos los aspectos del entrenamiento
deben ser beneficiosos para la salud.


3. Los movimientos deben ser naturales y fáciles de ejecutar correctamente.


 

De este modo, el Choi Kwang Do es un arte que esta vivo, mejorando y evolucionando permanentemente.
El Choi Kwang-Do se fundó oficialmente el 2 de marzo de 1987, luego de varios años de investigación juntos a científicos americanos, incluyendo a expertos en biomecánica, kinesiologia, psicología y psiconeuroinmunologia, para dar validez a las teorías y conceptos que el Gran Maestro Choi había formado con sus años de experiencia. El Choi Kwang Do es totalmente único. Sus principios de movimiento son completamente diferentes, y además esta específicamente diseñado para la aplicación correcta de la biomecánica en materia de seguridad y practicidad. En la enseñanza se han eliminado los métodos duros y abusivos característicos de muchos estilos tradicionales, basándose el aprendizaje en relaciones positivas, con el amor y el respeto como punto de partida en lugar del miedo, el enojo u otras actitudes negativas.
El aspecto principal del Choi Kwang Do es la salud, el desarrollo del carácter y el entrenamiento práctico para defensa personal. No así las competencias en torneos. Su énfasis es diferente al de las escuelas que promueven la competencia en eventos, por lo que no se necesita competir por un reconocimiento. Su énfasis en el desarrollo humano, basado en la auto-superación, hace del Choi KwangDo una de las artes marciales de mayor crecimiento en el mundo.
La competencia en sí misma puede tener ciertos aspectos beneficiosos, particularmente para individuos talentosos y atléticos. Pero, al aplicarse a las artes marciales puede limitar el potencial de muchas personas. La auto-confianza, un elemento vital en el entrenamiento de las artes marciales, no puede desarrollarse plenamente en un ambiente competitivo debido a los aspectos asociados con ganar o perder en una competencia deportiva. El entrenamiento practico para defensa personal no puede adquirirse mediante practicas de torneo, debido a la enorme diferencia entre entrenar para una competencia y entrenar para situaciones de la vida real. Por ejemplo, en los torneos a puntos, solo ciertas técnicas están permitidas y a ciertas áreas del cuerpo. El contacto, en algunos casos, sólo está permitido con determinadas técnicas. Al entrenar con este tipo de reglamentos, se crean “malos hábitos” respecto a la defensa personal. La calle implica contacto pleno y sin ningún tipo de restricción.
Un entrenamiento en full contact, así como el kick–boxing, es más realista. Aún así, no es una manera práctica de entrenamiento para la mayoría, debido a las lesiones constantes y a los repetidos golpes en la cabeza que este tipo de entrenamiento involucra. También aquí, reglas y restricciones son necesarias para el combate, lo que hace a esta actividad diferente de lo que pasa en la calle.

 

El Choi Kwang Do y la defensa personal

 

En Choi Kwang-Do creamos los hábitos correctos para la defensa personal en la calle, basándonos en:

 

1- Brindar conocimiento y precauciones para la calle mediante la enseñanza adecuada


2- Confianza y fuerza mental proveniente de procedimientos correctos de entrenamiento


3- Desarrollo de la máxima potencia en técnicas de puños o patadas para lograr detener a un oponente


4- Práctica de golpes y patadas de contacto pleno a blancos móviles


5- Práctica de movimientos defensivos, tales como esquives, bloqueos y contraataques a través de ejercicios de defensa ejecutados con diferentes compañeros


6- Práctica de técnicas de combate a corta distancia, incluyendo rodillas, codos, golpes con cabeza, lances, etc.

 

Basando el Choi Kwang Do en el tipo de entrenamiento que explicábamos, las personas que más necesitan defensa personal, como por ejemplo las mujeres, las personas con poca habilidad atlética, los mas jóvenes o los ancianos, pueden practicarlo. En cambio, la competición esta limitada a ciertos individuos. Es por estos motivos que nuestras escuelas tienen un gran enrolamiento de personas prestigiosas, como doctores, abogados, científicos, estudiantes y economistas, así como mujeres, niños y familias enteras.
Todos los movimientos del Choi Kwang Do están diseñados para ser extremadamente potentes y efectivos para la defensa personal. En el entrenamiento, estos movimientos se aplican a través del respaldo basado en “transferencia positiva”, con el objetivo de acondicionar al individuo de manera que este reaccione automáticamente en una situación de defensa en la calle. Simplificando: el entrenamiento de Choi Kwang Do implica acondicionamiento con hábitos correctos, por ejemplo, respuestas de movimientos para situaciones reales.
Este tipo de entrenamiento esta mucho más involucrado que unos cuantos ejercicios simples. Por ello hemos desarrollado un sistema completo de técnicas básicas, formas, combinaciones, ejercicios de combate y claridad mental para lograr este objetivo. Al fin y al cabo, la base histórica de todas las artes marciales es la defensa personal, lo que es y siempre ha sido una necesidad básica humana.

 

El Choi Kwang Do y la Salud

 

La salud y el bienestar de muchas personas inocentes puede depender de la habilidad para defenderse. Este aspecto es una de las máximas prioridades en Choi Kwang Do. La salud completa es tan importante, sino más, que el entrenamiento de defensa personal. Muchos estudiantes pueden no tener que pelearse nunca en su vida, pero todos ellos necesitan estar saludables. El Choi Kwang Do es ideal para ello, ya que pone énfasis en la flexibilidad, fuerza y capacidad cardiovascular. Movimientos tensos o trabados, o cualquier movimiento que pudiera ser dañino para el cuerpo ha sido eliminado. Todos los movimientos del Choi Kwang Do se encuentran basados en ritmo natural y en continuidad de movimiento.
La flexibilidad y el estado mental apropiado se conforman mediante la práctica de una serie especial de ejercicios de flexibilidad derivados del yoga. Estos ejercicios se ejecutan de manera lenta y estática, con respiración profunda. Ellos relajan la mente, incrementan la flexibilidad y promueven una mejor circulación, eliminando lo que se llama tensión muscular residual. El entrenamiento cardiovascular o aeróbico se adquiere trabajando técnicas básicas, combinaciones y formas de una manera rápida y rítmica durante 30 minutos sin detenerse. Los científicos han descubierto también que este tipo de entrenamiento fortalece el sistema cardiovascular, aumenta el metabolismo y produce una liberación de hormonas especiales conocidas como endorfinas. Se ha comprobado que la liberación de estas hormonas mejora el bienestar emocional, además de fortalecer su sistema inmunológico. La fuerza y el tono muscular se desarrollan practicando estas mismas técnicas básicas, combinaciones y formas, pero de una manera explosiva. Este entrenamiento hace trabajar las fibras de rápida contracción, ya que es necesario que el cuerpo desarrolle velocidad y potencia en las técnicas.